Pre y post operatorios

Podemos hacer que superes tu operación en tiempo récord. Cicatrices, dolor, movilidad, estado de ánimo, ansiedad... No lo dudes

Pre y post operatorio

La mayoría de las intervenciones quirúrgicas suponen un "parón" en mayor o menor medida sobre las actividades diarias de la persona. Diferentes investigaciones avalan que muchas de las complicaciones que se dan después de una operación quirúrgica tienen bastante que ver con el estado previo del paciente y con aspectos biopsicosociales, al igual que la recuperación no se da únicamente porque la cirugía haya resultado todo un éxito, la actuación durante el postoperatorio es igual de importante y en numerosas ocasiones se descuida demasiado, produciendo una incorrecta readaptación con las consecuencias que ello conlleva.

En Psicofisio tenemos muy en cuenta estos aspectos para hacer frente a una intervención quirúrgica y podemos aportar todo nuestro conocimiento profesional de fisioterapia y psicología de forma combinada para hacer que todo el proceso transcurra de la forma más óptima posible ayudándole a reducir la incertidumbre y la ansiedad que surgen en estas situaciones aprendiendo a generar positividad y confianza en la recuperación.

Un trabajo preoperatorio intensivo tiene una gran relevancia, porque  prepara las condiciones más idóneas para enfrentar dicha intervención y favorece la recuperación posterior. El fisioterapeuta le enseñará los ejercicios físicos preparatorios más indicados y adecuados además de proporcionarle, previo a la intervención, educación postural y movimientos correctos que deberá realizar después de la operación y cuales debería evitar para que esté preparado en los primeros momentos y días inmediatos a la cirugía.  

Posteriormente y hasta su incorporación a la vida diaria se diseñará todo un plan personalizado de rehabilitación tanto en el aspecto físico desde la Fisioterapia como mental desde la Psicología, incluyendo las técnicas más avanzadas para el dolor e incluso la cicatrización de heridas como es el LÁSER DE ALTA POTENCIA. Si lo desea y no está contraindicado por alguna razón, el fisioterapeuta puede desplazarse hasta el hospital donde esté ingresado para comenzar de la forma más inmediata su recuperación, ayudando también al paciente y a sus familiares en la comprensión y adaptación correcta de la movilidad posible.